• Blogs
  • Simões
  • La noción del aprendizaje a través del ordenador

La noción del aprendizaje a través del ordenador

¡Hola! ¿Qué tal?

Esto es un texto para reflexionar.

«Antes de extendernos en las bondades o limitaciones de la llamada “era digital”, primero debemos plantearnos el significado de su aparición dentro del mundo contemporáneo, los esquemas que sostienen a estas “otras” tecnologías dentro un sistema cerrado de valores y sobre todo, observar cuidadosamente el camino por medio del cual lo digital se ha insertado en la educación y en los complejos procesos de la enseñanza aprendizaje.

Debido a que, hasta ahora, no existe una "tecnología pura", así como tampoco una ciencia independiente de los valores morales, tanto la ciencia como la tecnología son actividades humanas ligadas por una densa red de intereses y motivaciones de todo tipo. Para llegar a la ciencia y tecnología se requiere de un proceso de “conocimiento” intelectual sobre los aparatos, que a su vez permiten cumplir la función técnico-conceptual a la cual hace mención el historiador Alfred Webber:

Desde las primera huellas de su aparición, el hombre proporciona a la humanidad un aparato perfeccionado de utensilios y más tarde la dota de una aparato general de vida… este aparato está constituido por la sedimentación externa de los medios para un dominio espiritual de la naturaleza, y que además está ligado a un dominio teórico-intelectual de la existencia, el cual, así mismo , aumenta de modo gradual…este proceso se presenta en su última fase como el menos cerrado y como el menos libre de los retrocesos.1

En otras palabras, se trata del objeto que interviene (positiva o negativamente) por nosotros y a su vez altera verticalmente la noción del aprendizaje individual, ya que entre la realidad y el hombre existen los aparatos, eso es innegable, e inclusive podríamos discutir la idea de que más allá de los aparatos existen las situaciones que los programas han creado y que nosotros hemos consumido: desde prender la luz, hasta acondicionar el clima o determinar cierta función del radio o la televisión. Algo parecido a los llamados grados de virtualidad que Albert Sangrá menciona en su artículo: “La calidad en las experiencias virtuales de educación superior”,2 porque todo conlleva una programación que delimita nuestras facultades, y que en este caso en particular, debemos revisar para poder establecer esa relación entre el aprendizaje y las nuevas tecnologías educativas.

En el trasfondo de esta situación no solamente se encuentran los retos o utilidades que le pudiéramos dar a estas tecnologías dentro de la Universidad; su presencia entre nosotros obedece a un cambio de políticas económicas y a un momento histórico donde el modelo social se enfila hacia una visión global en sus formas y contenidos. En éstas intervienen muchos tipos de sistemas conceptuales, y herramientas, que por sí mismas nada podrán hacer si no logran integrarse debidamente en el marco de la enseñanza actual. Lo que significa en muchos casos una re-adaptación sustancial al nuevo campo de aplicación, tal como les ha ocurrido en su momento al alfabeto, al libro, a la imprenta y, más recientemente, a la televisión, los medios audiovisuales, así como a la computación y a la Internet. Estos descubrimientos o innovaciones tecnológicas han marcado épocas en la historia de la humanidad caracterizadas por saltos cualitativos en la construcción del conocimiento y el desarrollo de los modelos de enseñanza de la sociedad.

No importa que aún no hay un cuerpo sistematizado de elementos teóricos ni de experiencias generalizadas sobre la utilización a gran escala de la Internet con fines educacionales, existen innumerables escritos y algunos experimentos recientes que señalan la conveniencia de incursionar en este nuevo universo con tal propósito, y las instituciones y organismos públicos nacionales e internacionales empiezan a incluir entre sus prioridades las tareas de exploración de dicho campo.3

Hoy en día, las computadoras aportan al proceso educativo atributos tales como: una disponibilidad en todo momento para resolución de problemas y comprensión de textos. Permiten a los estudiantes mejorar actitudes para ejercicios. También facilitan el bajo costo de acceso de los usuarios a Internet y a la gran cantidad de información y conocimiento que ofrecen al instante.

Por todo ello han surgido grandes expectativas sobre la necesidad y la inminencia de un cambio en los modelos pedagógicos empleados hasta ahora, centrando la educación en el estudiante y no en el aula. En el autoaprendizaje en lugar de la tradicional relación enseñanza-aprendizaje, donde:

La escuela presencial siempre seguirá siendo necesaria, pero en lugar de una enseñanza de tipo impersonal, dirigida al promedio de capacidades y de necesidades que se dan en un salón de clases, se instauraría Internet como fórmula válida para proporcionar apoyos individualizados, que tomarían en cuenta las necesidades educativas y las capacidades intelectuales de cada persona.4»


Fuente: Revista.unam.mx - Revista Digital Universitaria, http://www.revista.unam.mx/vol.9/num2/art08/int08.htm


¡Hasta luego!